Cristina, más vaga que nunca: es la senadora con más faltas

0
169

El tucumano José Alperovich ​fue el que más faltazos pegó en el Senado el año pasado. De las escasas diez sesiones -de hecho fue uno de los períodos de menor actividad legislativa desde la recuperación democrática- faltó a tres. El ex gobernador peronista, ahora en el bloque K, está de licencia desde noviembre, por la grave denuncia que pesa en su contra por abuso sexual, aunque cinco de sus ausencias fueron previas a que estallara el caso.

En el segundo pelotón del ranking de destacados por los faltazos figura Cristina Kirchner​. De acuerdo a un informe publicado por parlamentario.com, la actual vicepresidenta no asistió a la mitad de las sesiones. Un poco por la campaña electoral y otro por sus viajes a Cuba para visitar a su hija Florencia, lo cierto es que la ex presidenta también podría aducir como justificativo que debió ponerle menos el ojo al debate de las leyes que a su complicado frente judicial.Mirá también

En el mismo escalón que Cristina se ubicó el santacruceño Eduardo Costa. El dirigente radical, al igual que Alperovich, fue candidato a gobernador: ninguno de los dos pidió licencia para justificar sus faltas. En cambio, el santafesino Omar Perotti, quien completa el trío que se asusentó 5 veces, puede alegar que solicitó autorización para hacer campaña y competir por la Gobernación. Además, pudo ganar.Newsletters Clarín Alberto y Cristina

Un dato curioso es que esta vez Cristina faltó más veces que su colega ex presidente Carlos Menem​. El riojano carga sobre sus espaldas los continuos cuestionamientos de sus pares por la poca presencia en los debates, pero en 2019, dentro de las escasas reuniones plenarias, “sólo” faltó a cuatro. De ese modo -según el relevamiento del portal- mejoró su performance respecto de años anteriores. Igualó la marca del puntano Adolfo Rodríguez Saá, que estuvo tres meses de licencia con goce de sueldo para dedicarse a su candidatura a gobernador. Con la misma marca se ubicaron la misionera Magdalena Solari (Frente de la Concordia), que tuvo un accidente doméstico en la última parte del año; y la radical santacruceña María Belén Tapia.

Apenas 23 de los 72 senadores pueden jactarse de haber tenido asistencia perfecta el año pasado. Doce menos que en el período anterior. Entre los que adhirieron al paradigma sarmientino estuvieron el jefe del interbloque de Cambiemos, el radical Luis Naidenoff y el titular de la bancada del PRO, Humberto Schiavoni, así como sus colegas del Frente para la Victoria, Marcelo Fuentes, y del PJ, Carlos Caserio. Tampoco faltó una sola vez la camporista Anabel Fernández Sagasti, que fue candidata a gobernadora de Mendoza y tras la derrota sigue en el Senado.

Por otro lado, un relevamiento del portal DeQueSeTrata reflejó que apenas el 0,89 por ciento de los proyectos presentados el año pasado en el Congreso fueron finalmente sancionados. Entre los que envió el Ejecutivo y los que propusieron diputados y senadores sumaron 3.377. Los que llegaron a final feliz fueron 40. De ellos, diez se originaron en el Gobierno, 14 en Diputados y otros 16 en la Cámara alta. 

FUENTE: Clarin.com

Leave a reply