Descubrieron un error de Kicillof: hizo mal un cálculo y pagó 90.000 millones de pesos de más

0
8229

El Indec ha cumplido con un compromiso que asumió en abril, en el que difundirían el resultado del empalme de series de mediciones del PBI a precios de 1993 con la nueva a precios de 2004. Esto ha determinado un antes y un después a la intervención del organismo por la Secretaría de Comercio, habida cuente que para los primeros 3 años, el cambio de método y la ampliación de sectores y productos y relaciones entre sectores no han alterado las tasas de crecimiento que se informaron originalmente, pero en los siguientes períodos, aparecieron diferencias importantes.

La diferencia más grande se vió en 2008, donde el consenso de las consultoras privadas estimó un aumento del producto en un 5% aproximadamente, cuando el indec había informado una expansión de un 6,8%. Hoy, con precios de 2004, el organismo oficial de estadísticas ha detectado para entonces un crecimiento de 3,1%. Es decir que en 2008, el aumento del PBI se había exagerado en un 3,7%.

Una diferencia tan abismal (se había duplicado la cifra real que se ha registrado ahora) generó un costo para los ciudadanos de Argentina de 1.938 millones de dólares. Esto sucedió por pagar en diciembre del 2009 el cupón PBI que tienen parte de los bonos que se entregaron en canje por la deuda declarada en default en 2001, cuando no hubiese correspondido porque ahora se sabe que el crecimiento no alcanzó el umbral disparador de más de 3,25 por ciento.

A partir de ahí cabe esperar un nuevo punto de conflicto con los bonistas, porque es probable que algunos analistas consideren que se debería acreditar ese monto a cuenta de futuros pagos (no antes de 2016, al ritmo que mantiene hoy la actividad económica), mientras que otros defenderán que el cambio de base no debe modificar los pagos efectuados.

En los años siguientes también se practicaron correcciones a la baja en el aumento del PBI, pero no fueron ni tan sustantivas, ni tuvieron incidencia en el pago del cupón PBI en 2011 y 2012. En 2009 se pasó de una suba de 0,9% a 0,1%, en el siguiente de 9,2% a 9,1%, en 2011 de 8,9% a 8,6% y en 2012 de 1,9% a 0,9%. Mientras que se ratificó la expansión de 2,95% en 2013, con lo que de no modificarse ese cálculo no habrá que pagar el dividendo a los bonistas el próximo 15 de diciembre.

La primera lectura de los factores que explicaron la disminución del crecimiento del PBI de 41,7% informado para el período 2012-2006 y el 33,2% que se obtuvo con la nueva estructura de precios de 2004 indica que con la subestimación de la inflación desde 2007 se potenció la expansión de los sectores productores de servicios y se minimizó la de los productores de bienes.

El consumo privado registró la primera caída desde la crisis de 2002

Ese efecto ocurrió porque mientras los primeros se miden en términos reales a partir de valores nominales en pesos, los segundos se calculan preponderantemente en base a números físicos, tangibles: toneladas, litros, unidades.

Otra novedad que trajo el empalme de series del PBI fue que en el último trimestre de 2013 la economía redujo la tasa de crecimiento a 1,4%, aunque se mantuvo por arriba del 0,9% que había experimentado un año antes.

Pero el consumo privado retrocedió 0,2%, marcando la primera baja interanual para un trimestre desde el receso de 2002, en contraste con el consumo público que se aceleró a 9,8%, el mayor ritmo desde el primer trimestre de 2012.

FUENTE: Infobae.com

Leave a reply