El gobierno de derecha de Uruguay logra 0 muertes sin cuarentena 👏🏼

0
163

Uruguay es aún el único país de latinoamérica sin muertos por el coronavirus. Actualmente cuenta con 189 infectados y apenas uno internado en cuidados intensivos. Uruguay fue uno de los primeros países en tomar fuertes medidas aún sin tener casos, que luego reforzó aún más con los primeros casos, que provinieron del casamiento donde participó la diseñadora y empresaria Carmela que tenía el virus.

La primer medida del gobierno de Lacalle fue la postergación de las clases presenciales por 2 semanas, lo que posteriormente se extendió 2 semanas más, acto seguido se cancelaron eventos culturales como el recital de Montevideo Rock, los bares nocturnos e incluso el fútbol. Todo aquello que promoviera el amontonamiento masivo de personas. También se relocalizaron a los empleados públicos en su domicilio.

Recientemente se supo que cuando el nuevo gobierno asumió, el 1ro de marzo, apenas contaba con 100 test de coronavirus que había solicitado la anterior administración del Frente Amplio, encima en un momento que eran muchos más fáciles de conseguir. El gobierno de Lacalle ya procedió a solicitar 10.000 test más. Pero esto no es todo, el gobierno de izquierda había donado un contingente de mascarillas a China cuando se desató el virus en enero, dejando con una gran escasez a Uruguay. Una medida totalmente irresponsable de la izquierda para con sus habitantes.

Lacalle también tomó medidas económicas paliativas de la recesión generada por la pandemia del SARS-CoV2. El presidente decidió, a pesar del pequeño tamaño de la economía uruguaya y el abultado déficit fiscal de 4,9%, desviar recursos del presupuesto nacional, que se encuentra en su mayoría detenido, para atender a las personas más desfavorecidas. En concreto, se aumentó la partida de la tarjeta alimentaria y se flexibilizó el seguro de desempleo para empleados bajo convenio. Además, se creó una línea de créditos en conjunto entre el Banco Central y bancos privados para las PyMEs, con el objetivo de que no se frene la economía.

El principal sindicato del país que a su vez tiene una fuerte tendencia marxista – defiende las dictaduras venezolana y cubana – decidió convocar a un cacerolazo reclamando más medidas. Lacalle respondió de manera contundente:

“Nosotros no estamos haciendo política. Nosotros no vamos hacer política. Nosotros estamos gobernando. Es una responsabilidad superior

Si bien no se ha declarado la cuarentena, muchas actividades están suspendidas y se está usando a la policía para exhortar a que no haya amontonamientos de personas en lugares públicos como son la costa o plazas. En concreto, se propone una solución intermedia para evitar el cierre total de la economía por un mes o más de tiempo.

FUENTE: Derechadiario.com.ar

Leave a reply