Los amigos españoles de Kicillof y La Campora sufrieron una paliza en las urnas: perdieron la mitad de sus bancas

0
2054

La confusión reinaba esta noche en la nave industrial donde Podemos siguió el recuento electoral. Se habían cerrado las urnas unos minutos antes y los primeros resultados que llegaban hasta el búnker de Pablo Iglesias e Irene Montero, situado frente a la plaza de toros de Las Ventas, eran malos, muy malos. El desbarajuste era tal que la gente de su partido se olvidaba de quién era quién.

“Como ha dicho Natalia…”, se arrancó en público el número tres por Madrid, el comunista Enrique Santiago, cuando en realidad se refería a la portavoz Noelia Vera. La aludida sonrió de mala gana, como la novia a la que confunden con una ex. Esto ocurría en la segunda planta del Espacio Harley, en Madrid. De la primera, a la que nadie salvo los más cercanos a la cúpula del partido tenía acceso, no había noticias. Ni siquiera emitía señales que se pudieran interpretar. Si algo interesante ocurría, el mundo no lo sabía. Pablo Echenique había entrado a toda prisa por el acceso principal, que tiene un aire a discoteca secreta: “Después doy unas declas”. Todavía estamos esperando. En el equipo de Podemos también eran ambiguos sobre si ahí abajo había vida humana capaz de comunicarse con el mundo exterior: “Depende del ánimo y de los resultados puede que sepamos algo de lo que está pasando”.

No se supo, que fue una forma, en elipsis, de saberlo todo. Solo hizo falta ver la cara con la que apareció Pablo Iglesias a las 22.35. Ni rastro de la sonrisa de hace seis meses, cuando había perdido un millón de votos respecto a las elecciones anteriores. Entonces hacía el cálculo de que por primera vez podría formar parte de un Gobierno. Nunca lo había tenido tan cerca. Esta vez, en cambio, no había nada que echarse a la boca.

Solo hizo falta ver la cara de Iglesias a las 22.35: ni rastro de la sonrisa de abril

Había llegado a las 20.30 con una bebé lactante en brazos, su hija Aitana. Después, el silencio. La intriga. El rumor. La comidilla vaticana. Los resultados le daban siete escaños menos. Al saberlo, Iglesias le escribió a Pedro Sánchez para decirle que los resultados no eran buenos en general: ni para ti ni para mí. Los dos partidos tienen menos diputados en el Congreso. Entonces apareció Iglesias y dijo que le veía algo positivo a las elecciones: siguen vivos, supervivientes de una campaña en la que el sistema —según él— trataba de aniquilar a su partido, quitarlo de en medio, dejarle vía libre al presidente Sánchez por el carril de la izquierda. Lo que Alberto Garzón, con muchas lecturas entre pecho y espalda, denominó “cálculos partidistas de ingenieros sociales de La Moncloa”.

Aquí había dolor pero el funeral se celebraba en frente, en la sede de Ciudadanos. A un minuto a pie. El desplome de Rivera sonó con fuerza, como un aviso a navegantes. Se bromeaba con que por primera vez existía una comunión absoluta entre Rivera y sus votantes: todos cabían en la misma sala.

Iglesias no estaba para escuchar a los mariachis que le enviaron con sorna a Rivera. La pérdida de unos 600.000 votos y el subidón de la ultraderecha le agriaron el rostro. Iglesias repitió que Vox ha pasado de cero a 100, de casi no existir hace un año a convertirse en una de las extremas derechas más grandes de Europa. Si en abril el acuerdo con el PSOE era una oportunidad histórica, ahora, recalcó, era una necesidad. En ese momento clavó su mirada en las cámaras. La gente que le rodeaba asintió.

¿Qué quería decir eso? El enésimo ofrecimiento a Sánchez. En eso Iglesias no se rinde. Es la solución, según él, para “frenar a la extrema derecha”. Pese a todas las diferencias, a los mensajes cargados de quejas (ni para ti ni para mí), Iglesias espera ir a un consejero matrimonial para arreglar este erial. Entonces se lanzó con una frase que suena a menudo en los podcast de Modern Love: “Vamos a dejar los reproches atrás”.

De todos modos, hasta en las noches más tristes hay algún consuelo. A otros les fue incluso peor. En esto Iglesias tuvo estilo y finura. Si lo tenía preparado, no lo pareció. En su discurso inicial había hablado de la fragmentación de la izquierda de manera muy etérea. El puñal que iba a tocar hueso estaba por llegar. No estaba destinado para Abascal, ni Rivera, ni para Sánchez, pese a la animadversión manifiesta que a veces han mostrado en el Congreso de los Diputados, sino para alguien a quien ha querido de verdad. Cuando le preguntaron los tres diputados que había sacado el partido de Íñigo Errejón, su examigo, excompañero, exfundador de Podemos, excolega de juergas, dijo conocerlo muy bien: “Sé que hoy es el día más difícil de su vida. Le mando un abrazo solidario”.

FUENTE: elpais.com

Leave a reply