Macri termina el mandato con superávit fiscal, por primera vez desde 2010

0
28320

Se cumple, como en el resto de los trimestres, la meta del programa con el FMI. El sobrecumplimiento de la meta es de más de $25.000 millones.


Del 2015 hasta acá se bajaron impuestos por 3,1 puntos del PBI (una parte lo hicieron las provincias pero la Nación lo compensó con transferencias). El gasto se redujo 5,5 p.p., básicamente subsidios y servicios.


Un punto saliente es la baja de la presión impositiva. Sabemos que en la Argentina los impuestos son altos, pero menos que hace 4 años. En concreto son 3 puntos del producto más bajos que en 2015.

La variación de la deuda es la suma de los déficits del período. El déficit heredado tiene mucha inercia, y se traduce en deuda.


El nivel de deuda de un país es fruto de una decisión colectiva, que resulta de la interacción entre todos los poderes del Estado. El Congreso con la sanción de la ley de Presupuesto y de Impuestos, la Justicia con sus fallos, el Ejecutivo con la ejecución del Presupuesto.

Por suerte hay consenso respecto a la necesidad del equilibrio fiscal para que la deuda no sea demasiado elevada y que la emisión no lleve a más inflación. Habrá sido un buen aprendizaje tener una conducta fiscal responsable en aras de tener niveles de deuda sostenibles.

En 2012-15 hubo un déficit fiscal de USD 60 mil millones. Eso se financió con aumento de la deuda del 22%, por lo que no hubo tal desendeudamiento. También se usaron reservas que bajaron de USD 50 mil millones a 25, un 50%.

Desde que se tomó la deuda con el FMI ingresaron USD 45 mil millones que se utilizaron para reducir la deuda con el sector privado y la deuda inter sector público.

En la medida que haya equilibrio fiscal primario, como se acumula hasta septiembre de 2019, la deuda será más moderada y, a su vez, más sustentable.” Hernán Lacunza



Leave a reply