Tras exagerar la pobreza con Macri, la UCA oculta el dato actual: “no la medimos más”

0
255

El Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA) había causado revuelo en diciembre del año pasado cuando realizó una previsión del número de pobreza. En medio del cambio de gobierno, habían anticipado el número de pobreza en 40,8% y estimaron también la medición del Indec. Sostuvieron que para el segundo semestre del año los números del Indec no podían “ser menores al 37 o 38%”. Sin embargo, luego el organismo oficial midió la pobreza en 35,5%.

Agustín Salvia, director del organismo, explicó esta cuestión en diálogo con El Cronista. “Estimamos ese número y nunca lo cambiamos. Con nuestra metodología sigue siendo 40,8% la pobreza del año pasado”. El sociólogo aclara que ese número contiene datos hasta octubre de 2019.

Pero además detalla que cuentan con otra metodología respecto al Indec. “Nosotros contamos 30 municipios del conurbano y ellos 24”, ejemplifica. Igualmente, aclara que lo que hicieron en diciembre fue “pronosticar sobre lo que iba a dar el Indec, esperábamos un punto más”.

En esa línea, detalla que hubo “mucha” diferencia entre los últimos dos trimestre del año pasado para el organismo oficial: 33 y 38% de pobreza. Sobre ese cambio abrupto cree que “hay que preguntarle al Indec” a qué se debe.

Así, Salvia agrega que “Mauricio Macri se pudo despedir con un 33% de pobreza del Indec y no con el 40% que dio la UCA. Pero sabíamos que era 38% en realidad”. Igualmente, sostiene que lo que ocurrió ante ese revuelo fue “un debate que es parte de la grieta, porque son dos encuestas independientes”. De cualquier modo, sostiene que en ambos casos se puede ver una mejora de la pobreza en 2017 y luego una caída pronunciada del índice.

Más allá de todo este entredicho, la el Observatorio publicó un nuevo informe, denominado “Impacto social de las medidas de aislamiento obligatorio por Covid-19 en el área metropolitana de Buenos Aires”. Allí analizan la situación de vulnerabilidad social en medio del aislamiento y la pandemia. Si bien se muestra el deterioro, se decidió no medir el número de pobres en el país.

En el informe el propio Salvia explica que es difícil medir la pobreza en términos de “privación de ingresos de una canasta que no se puede adquirir porque no hay ofertas adecuadas”.

Técnicamente, detalla que la medición de pobreza de forma tradicional, a través de los ingresos, “se resiente en términos de validez y fiabilidad por la brusca y extendida caída experimentada en contexto de cuarentena tanto por la oferta como por la demanda de bienes y servicios”.

En el estudio se pueden ver otros indicadores que dan cuenta de las actuales dificultades. Por ejemplo, el porcentaje de hogares con déficit de ingresos en el AMBA pasó del 13,5% en 2019 a 29,4% en mayo de 2020.

Igualmente, en diálogo con El Cronista revela que habían realizado una estimación de la pobreza que arrojaba “alrededor de un 45% a mediados de abril. Pero el problema es que la gente no accede a la canasta, pero no sabemos si porque no quiere o no puede. Hay productos que no están disponibles y otros que no tienen precio”, por lo que considera que la canasta no es un buen parámetro para evaluar la capacidad de compra.

Hacia el futuro, Salvia cuenta que tienen planeado realizar la encuesta anual a partir de julio, en donde sí volverán a medir la pobreza. Sin embargo, pone en duda que se pueda llevar a cabo por las dificultades actuales del aislamiento. De una forma u otra, no es optimista respecto a lo que viene. “Por más que haya una nueva normalidad, no va a dejar menos pobreza, ya sea el 38% del Indec o el 40,8% nuestro. La pobreza no será menor a eso”, finaliza.

FUENTE: cronista.com

Leave a reply