Un chavista buscado por la Justicia es el invitado especial de Alberto

0
1178

Alberto Fernández hablo por teléfono con Nicolás Maduro y a continuación decidió invitar a su jura presidencial al ministro de Información, Jorge Rodríguez, que tiene el ingreso prohibido a la Argentina e integra la lista negra de Donald Trump por su participación en el régimen populista de Venezuela.

Rodríguez es el principal estratega de Maduro, está en la nómina de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC), que encabeza el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, y desde la cartera de Información censura a los medios extranjeros -como Infobae- y manipula las noticias de su país y del mundo para esconder la crisis social y económica que atraviesa Venezuela.

El presidente Maduro depende de su círculo cercano para mantener su control del poder, mientras su régimen saquea lo que queda de la riqueza de Venezuela”, sostuvo Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, cuando explicó porqué el ministro Rodriguez ingresaba a la lista de la OFAC.

Y remató: “Seguimos imponiendo sanciones contra fieles que permiten a Maduro solidificar su control sobre el Ejército y el Gobierno mientras los venezolanos sufren”.

Además de abrir un complejo frente diplomático con Donald Trump, un jugador clave en la negociación de la deuda externa, Alberto Fernández ingresó en un opaco laberinto legal cuando decidió invitar al ministro venezolano Rodríguez.

Mauricio Macri firmó un decreto que prohibe la entrada del ministro Rodríguez, y esa decisión presidencial estará vigente al arribo del invitado personal de Alberto Fernández. Rodríguez vuela con un Airbus de las Fuerzas Armadas de Venezuela y llegará a Buenos Aires antes que el presidente electo jure ante la Asamblea Legislativa.

En este contexto, Alberto Fernández tiene dos opciones: “levantar” de hecho el decreto de Macri, o retener en el aeropuerto al ministro Rodríguez, que deberá esperar que el presidente electo se convierta en presidente en ejercicio, derogue el decreto de su antecesor, y permita el ingreso legal a la Argentina del estratega de Maduro que la Casa Blanca acusa de testaferro del líder populista.

En las cercanías de Alberto Fernández se explicó a Infobae que se optará por la alternativa uno. Es decir: “levantar” de hecho el decreto de Macri. Sucede que desde que comenzó el 10 de diciembre, la administración de Cambiemos se replegó, y el poder real ya está en manos de la administración del Frente de Todos.

De esta manera, Alberto Fernández ordenaría a su canciller designado Felipe Solá que arbitre los medios políticos para que el ministro Rodriguez ingrese al país -sin derogación del decreto que prohibe su entrada-, pueda ir a cambiarse de ropa y participar de la ceremonia de asunción presidencial que comenzará a las 11 en la Cámara de Diputados.

La presencia del ministro venezolano Rodríguez pondrá a prueba el pulso diplomático de Mauricio Claver, director de Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, que también fue invitado por Alberto Fernández a su asunción presidencial.

Alberto Fernández y Claver se conocieron en México y compartieron un almuerzo para tratar la situación de Venezuela y la negociación de Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El presidente electo explicó que repudiaba las invasiones militares americanas para resolver las crisis regionales, y el asesor de Trump replicó que Estados Unidos consideraba a Nicolas Maduro un enemigo de la Casa Blanca.

La confrontación ideológica se saldo de una manera diplomática: Alberto Fernández se quedaría en el Grupo de Lima para encontrar una salida pacífica a la crisis de Venezuela, y Claver juró que Trump descartaba la vía militar para desplazar a Maduro.

Alberto Fernández regresó a Buenos Aires considerando que podía establecer una “relación desideologizada” con Trump, mientras que Claver llegó a su despacho del Ala Oeste de la Casa Blanca pensando que el presidente electo de la Argentina era razonable y alejado de las prácticas populistas de Maduro.

Pero el juicio de valor de Claver quedará mustio cuando se entere que Alberto Fernández giró una invitación personal al ministro venezolano Rodríguez. El asesor de Trump pasa muchas horas en su oficina juntando información de Rodriguez, y no estará satisfecho al enterarse que uno de los enemigos más importantes del Presidente de los Estados Unidos estará a pocos metros de la delegación americana.

Un futuro miembro del gabinete de Alberto Fernández aseguró a Infobae que la Casa Blanca ya sabía que el ministro Rodríguez estaba invitado a la ceremonia de asunción. Frente a esa versión, ante una consulta puntual, la respuesta de Washington fue simple e irónica: “si hubiéramos sabido que venía Rodríguez, mandábamos una foto de Bugs Bunny”.

FUENTE: Infobae.com

Leave a reply